Siempre que damos un salto en la vida levantamos polvo.

Unos protestan por el polvo otros admiran el salto.

Sólo el que salta entiende la diferencia.