Si de un baile se tratara la vida estaría representada por quienes bailan con ritmo o sin él,  armonica o desarmonicamente, por quienes observan el baile en la pista y por diferentes motivos no quieren, no saben o no pueden bailar y por quienes tocan la música.
Se trata de bailar. De saltar a la pista para bailar. 
A quien acude a sustancias y estimulantes externos y hay quien lo hace desde la mente con movimientos planificados casi acartonados, hay quien lo hace con todo el cuerpo y quién solo mueve parte de él. Hay quien danza desde el corazón y quien lo hace desde el sentimiento que en esos momentos la música le evoca. Unos son conscientes y otros no.
Quienes miran comentan, hablan y murmuran, sonrien o gesticulan, tan solo contemplan y no interactuan. Son meros espectadores de quienes bailan. Algunos insinúan con el cuerpo algún tipo de movimiento y otros tararean pero permanecen expectantes.  
Solo unos pocos interpretan las melodías que los demas bailan. Son pocos, realmente pocos.
Bailar al son de la música que tocan decían nuestros abuelos.
Si la vida fuera bailar. ¿Quién serias tú?.