La belleza no existe fuera de ti.

Tú decides que es bello y que no.

Es tu mirada y tus sentimientos los que dentro de ti otorgan la belleza a lo contemplado.
Ante un mismo paisaje, cuadro, persona o cosa dos personas pueden ver y sentir diferente.
¿Quién tiene la razón? 
No es cuestión de razón es cuestión de corazón. 
La belleza requiere capacidad de sorprenderse que solo nace en una mente de aprendiz y una actitud de principiante. Es decir que sólo se que no se nada. 
Ya está la belleza dentro de nosotros y por eso la sabemos reconocer. Somos la más excelsa expresión de la belleza. 
¿Qué ocurre entonces?
Nuestro Ego puede estar señoreando nuestra mente y cuerpo y estableciendo creencias que te impidan ver quien eres en realidad.
Pero la belleza sigue dentro de ti protegida y encapsulada en un lugar donde nadie puede entrar para robartela y ese no es otro que tu corazón. 
Las modas son de la mente y el cuerpo que generan pasajeras emociones expansivas.
¿Desde dónde contemplas la belleza?
LA BELLEZA es del corazón.