ACEPTAR LA REALIDAD DE BUEN GRADO

Empleamos mucho tiempo y energía en intentar que la realidad sea como hemos pensado que debe ser, es decir, como queremos que sea.Esta tarea de intentar conformar la realidad a nuestro gusto produce en el hombre y la mujer la mayoría de las veces dolor, frustración y tristeza y desde ahí incluso ira. La realidad es UNA pues proviene del mundo que es UNO. Al hombre y la mujer solo le queda la posibilidad de enfrentarse a ella con una estrategia personal. Las “DIEZ REGLAS PARA ATRAPAR LA FELICIDAD” suponen una estrategia en la que, la segunda regla de las diez, es ACEPTAR. Aceptar la realidad tal y como es. Aplicarla ya supone una gran victoria. Quebrantarla supone arruinar el éxito del empeño que no es otro que atraer la felicidad a nuestras vidas. Pero no es simplemente aceptar, es hacerlo DE BUEN GRADO es necesario suspender el juicio acerca de si nos gusta o no nos gusta, nos parece justa o injusta, buena o mala, pues es la que es y no va a cambiar. Este análisis de la realidad desde diferentes perspectivas racionales consume mucha energía y provoca estados emocionales contractivos como la tristeza o la ira. En esta posición de “ACEPTAR DE BUEN GRADO” nuestro buen juicio, nuestro intelecto, intuición y sabiduría interior determinarán si hay que realizar una acción o una “no acción”. Serán necesarios para ello que las otras “DIEZ REGLAS PARA ATRAER LA FELICIDAD” estén también coordinadas para que pueda surgir nuestra sabiduría interior. Veremos con asombro como todo se relativiza, es decir, lo que parecía inconveniente acaba siendo un gran beneficio, lo que parecía un fin es también un principio, lo que parecía limitante era expansivo…y nacerá en cada un@ la certeza de que esta nueva actitud nos aporta más serenidad y bienestar, que cuando actuábamos visceralmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *