BAILAR, SALTAR, CELEBRAR COMO UN NIÑ@: SER NIÑ@.

Estás en este mundo. ¿Cómo consideras este hecho? Me gusta verlo como un regalo maravilloso. Eres un SER único, nadie ha existido ni existirá igual a ti. Se ha puesto a nuestra disposición el Universo entero. Te propongo celebrar el milagro de tu existencia a cada paso, cada día. Abre la ventana de tu vida, deja que entre el sol de la mañana y el frescor de cada noche y prepárate para celebrar tu fiesta personal. Y como en toda fiesta que se precie bailar y saltar es fundamental para que el cuerpo se incorpore a esta dinámica de atrapar la felicidad. Incorporamos el cuerpo a esta búsqueda de la felicidad, además saltar y bailar también nos ayuda a tonificar los músculos, tiene beneficios cardiovasculares, detoxifica a nivel celular al aumentar el flujo del sistema linfático. Pero lo fundamental es que celebrar, saltar y bailar nos conecta con nuestro NIÑO INTERIOR. El estado natural del niño es la felicidad. La felicidad es su esencia. Nace con esa energía rebosante para saltar, bailar, gritar, cantar, jugar, porque sigue el ritmo de su propio corazón. Saltar y Bailar te devuelve por un momento a la niñez: un estado de naturalidad, y creatividad, en el que se siente lo que se dice y se dice lo que se siente, no existen máscaras, ni hipocresía, se es creativo y flexible, se enfrenta uno a los obstáculos con valor y entusiasmo, se vive la vida como una aventura feliz; se canta, se juega, se baila, se sueña con una mirada limpia, en la que se admira con júbilo y gratitud; se vive el presente sin miedo al futuro; se sienten las emociones y se comunican, no se esconden; sencillos, espontáneos, naturales, libres, alegres….”Si no cambian y no se hacen como niños, no entrarán en el Reino de los Cielos”.Mt 18,3 Busca a tu NIÑ@ y SALTA y BAILA celebrando la VIDA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.