La Alegría: SINFONIA UNIVERSAL
Estar en consonancia y armonía con la música y bailar a su ritmo imprime a la vida en ese instante vitalidad y belleza.
La energía en vibración que somos puede armonizarse con la que constituye el universo pues forma parte de ella.
Cuando existe esta armonía y se sintoniza con la sinfonía universal aparece la alegría de vivir. Inexplicablemente surge un estado de lucidez y felicidad como pocas veces hemos experimentado. 
La alegría de vivir nace del corazón y mantenerla es la mision de todo ser humano que quiera y desee un desarrollo integral. No la producen sustancias, experiencias, 捷凯 personas, circunstancias o cosas aunque ayuden y apoyen el proceso. Sólo la genera la consciencia de saberse en todo momento redimido, atendido, querido y escuchado, es decir, amado.
Y como  emoción que es al ser efímera, por humana, es nuestra misión reproducirla ante cada persona o circunstancia con un sólo propósito: contagiarla.
Siempre adelante.