“Miralo desde otra perspectiva” consejo habitual cuando nos empeñamos en mirar la vida desde el mismo punto de vista. Tener perspectiva es una actitud valorada y recomendable. En Desarrollo Personal tener perspectiva es la cualidad y virtud que permite ver la vida desde muy diferentes puntos de vista y de ahí la necesidad y actitud de movimiento. Quien tiene perspectiva es capaz de colocarse en diferente posiciones, salir de sus zapatos de zona de confort y ponerse otros para vislumbrar desde ahí otras sensaciones diferentes. Nuestra mente acomodaticia tiende a automatizar un solo punto de vista, el que le resulta más cómodo. Tener perspectiva es entrenar a la mente para que se habitue a localizar otros punto de vista. Solo es posible su entrenamiento desde la consciencia para que el proceso sea respuesta y no reacción, implicando a los sentimientos con el fin de que además de pensar podamos sentir. Y es que los sentimientos son una perspectiva a la que de manera automática nos negamos para no tener que ponernos en la piel del que sufre. Tener perspectiva es saber estar desde sentimientos muy contractivos y desde ahí adquirir la sabiduría que la experiencia reporta.