Nadie da lo que no tiene.
Ser leal a uno mismo es la base de la lealtad. 
Nos esperes lealtad de quien no la tiene consigo mismo.
Ser leal es ser amigo de la verdad.

Ser leal es reconocer mis luces y mis sombras. 

Ser leal es reconocer mis éxitos y fracasos en la misma medida.

Ser leal es vivir y pensar desde el corazón. 
La mente te traicionará.

Las emociones te desbordaran.

El cuerpo te traicionará. 

Solo el corazón te será leal.
Quien engaña a su pareja a su amigo o a su socio solo evidencia la falta de lealtad que se tiene así mismo.
Quien con la mente es leal se olvidará pues el recuerdo es del corazón. 
Quien pretenda ser leal con las emociones se olvida de su carácter efímero y pasajero y por eso desaparece el flechazo. 
Quien pretenda ser leal con el cuerpo se olvida que es limitado y puede cambiar hasta perecer.
Quien es leal con el corazón,  quien es leal con el corazón bien sabe lo que duele ser leal con el corazón.  Pues de dolor se trata dado que la lealtad se mide ante la deslealtad de otros, de la mente, del cuerpo y las emociones. Por eso la lealtad duele en el corazón. 
LA LEALTAD es del Corazón.