REINICIARSE como SERES ESPIRITUALES: El ser solitario (XXI)

Quien despierta a la luz que otorga la inmersión en la vida espiritual lo hace en medio de su mundo, el mismo que hasta entonces tenía y vivía, pero pronto ese mundo de circunstancias y personas se vuelve estrecho y precisa ser renovado, más es consciente de que no puede cambiarlo de repente, que será su luz y la de otros las que transformarán el entorno y que dicho proceso será largo, incluso trascenderá la propia vida corporal.

Comienza entonces un proceso en el que por una parte la persona “despierta”, se aleja de hábitos y costumbres que antes conformaban su carácter, pues éste ha cambiado y comienza con nuevos hábitos y costumbres que refuerzan el nuevo carácter, su renacimiento. Este cambio radical es apreciado por su entorno, por las personas que lo rodean y comienza un alejamiento de realidades, circunstancias y personas recíproco. Comienza la soledad, una soledad, que no significa sentirse solo, pues el espíritu llena con plenitud la vida de aquel que está imbuido en él.

En esta fase aparece el “ser solitario”, pues busca la soledad y el silencio, el encuentro con el espíritu, con su ser, con lo que realmente es, comienza una vida sin necesidad de la misma vida tal y como hasta ahora estaba planeada, pues la vida comienza de dentro hacía fuera y no de fuera hacía dentro, comienza un camino en el que encontrará a otros en sus mismas circunstancias y con los que compartirá tiempos y espacios, más la soledad, lo que llaman soledad, será su fiel compañera el resto de su vida, pues lo que llaman soledad, no es más que un vacío para la sociedad y un todo para la vida espiritual.

Quien encuentra la soledad del ser, el ser solitario, lo encuentro todo. Y en este todo que es SER se queda a vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *