REINICIARSE como SERES ESPIRITUALES (III): “El tercer ojo”


Si el cuerpo puede representar el primero y la  razón el segundo, ambos sólo son capaces de percibir el 1% de la realidad que hemos considerado durante milenios materia y recientemente energía. Tanto materia y energía son captadas por nuestro cuerpo y nuestra mente sin alcanzar más que un eximio 1%. Existe por tanto lo intangible, lo invisible, lo inabarcable, lo inodoro, incoloro e insípido…en fin podemos decir de todo aquello que forma parte del 99% restante de realidad imposible de alcanzar con la  mente y el cuerpo.

En muchas culturas se habló del “tercer ojo” e incluso se pinta o dibuja. Este sería capaz de acercarse a ese 99%. No es microscopio, ni el telescopio, inventos humanos para acercarse a la realidad que parecía imperceptible. Se trata de acceder a la “información”, sí, la materia y la energía es información, contienen mensajes: “Sin embargo, en tiempos recientes ha surgido, en lo que podemos llamar la fusión de la física con la teoría informática y la genética, un nuevo entendimiento de lo que es el substrato fundamental del universo: la información.[i]

De lo que se trata es poder acceder a esa “información” a través de lo que se ha denominado el “tercer ojo”. Encontraremos todo tipo de interpretaciones y todo tipo de elucubraciones todas ellas desde la mente para describir, entender y comprender lo que es el “tercer ojo”. Dejo a vuestro criterio conceptualizarlo. Para nosotros y a partir de ahora se trata del “espíritu”. Es el componente básico para que un ser humano esté completamente desarrollado como un “ser espiritual”.

Como venimos diciendo desde el primer post dedicado al ser espiritual se trata de que lo sintamos y percibamos, de que tengamos la experiencia más que el concepto.

Si como seres espirituales podemos acceder a esa “información”, ésta nos dará un mensaje. Los mensajes solo los podemos traducir a palabras para que nuestro cerebro, nuestro cuerpo y nuestra mente los comprenda y sobre todo para poderlos contar a otras personas. Cobra entonces un valor absoluto el lenguaje verbal, cobra un valor absoluto “el verbo”, la “palabra”.

“No tengo palabras para describir lo que he sentido” es la frase típica de quien ha experimentado y vivido una experiencia indescriptible con palabras.

Durante milenios se ha curado con palabras, se ha trasmitido la cultura con palabras, se han generado guerras por palabras, se hace el amor con palabras y un sinfín de acciones humanas, sino todas, tienen su inicio y fin en la palabra.

¿Cuáles son las palabras que describen el 99% de la información que la mente no alcanza a entender y el cuerpo no logra sentir?. Veremos cómo los grandes maestros de sabiduría, los que han alcanzado el 100% de información nos han trasmitido esta VERDAD pues el 100% es la VERDAD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *