REINICIARSE como SERES ESPIRITUALES: INTELIGENCIA ESPIRITUAL (XXVIII)

Cuando tienes 18 años ya eres mayor de edad, nada tiene que ver con madurez, pero se considera que existe una formación adecuada para poder decidir por uno mismo sobre la vida. Así al menos lo entiende la sociedad en que vivimos.

Nuestra vida está organizada en etapas, nuestra formación académica, lógico-matemática-lingüística, las diferencia desde la Escuela Infantil hasta el Master-Postgrado o el Doctor Honoris Causam. Nuestra vida afectiva en amigos, novios, pareja y/o esposos. Nuestra vida laboral desde becario, novato, veterano, Jefe y Maestro. Si nos fijamos con atención todo está  organizado en etapas. Todo es gradual.

En la vida espiritual, en la INTELIGENCIA ESPIRITUAL no es diferente. Desde que nacemos y hasta morimos desarrollamos etapas de crecimiento espiritual y podemos clasificar (esa virtud de nuestro cerebro que tanto nos aporta y tanto nos limita) a las personas en función del desarrollo de esta inteligencia espiritual.

La Inteligencia Espiritual es gradual pero a la inversa de otras ésta va de más a menos. Es decir, cuando nacemos la tenemos en plenitud y la podemos ir perdiendo y dejarla en cero a medida que crecemos. Los niños son los grandes Maestros de la vida Espiritual y por ello quien quiera ser un Doctor Honoris Causam en Inteligencia Espiritual ha de convertirse en un niño. Ya lo dijo Jesús de Nazaret, el que quiera entrar en el Reino de los Cielos deberá ser como un Niño. Más durante la infancia no somos conscientes de esta Inteligencia pues está integrada de tal manera que no podemos conocer su dimensión, más a medida que crecemos y podemos ir desarrollando consciencia ésta puede ser que no surja a tiempo y entonces no seamos conscientes del poder de la INTELIGENCIA ESPIRITUAL y la vamos perdiendo hasta dejarla en cero, o desarrollemos algunos aspectos pero no todos.

Cuando de adultos surge la consciencia retomamos el camino de la INTELIGENCIA ESPIRITUAL pues somos conscientes de su necesidad y virtud.

Ahora intentamos que los niños sean conscientes de esta INTELIGENCIA como de las otras INTELIGENCIAS MULTIPLES que poseen. Mindfulness es una herramienta para que pronto, muy pronto los niños sean conscientes de su INTELIGENCIA ESPIRITUAL. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.