REINICIARSE como SERES ESPIRITUALES: La introspección sanadora.(XXVII)

Como seres dotados de inteligencia espiritual, una de las inteligencias múltiples, podemos realizar procesos como la introspección, que nos permite desandar lo andado y poder relacionarnos con todo lo que ha ocurrido en el pasado desde un nivel de consciencia plena.

Los avances en hipnosis están permitiendo otros caminos desde niveles no conscientes pero hoy hablaremos de este proceso que es totalmente consciente.

Mediante la introspección viajamos al recuerdo, esa parte de la vida que ha quedado gravada en nuestro interior con un conjunto de sensaciones y datos que nuestro cerebro y patrimonio emocional guarda y que si no gestionamos adecuadamente pueden presentarse de improviso en nuestras vidas generando en el presente situaciones muy contractivas o dolorosas o por el contrario regocijo y alegría por un recuerdo más expansivo. En este último caso revivir estos recuerdos será generador de motivación y fuerza para seguir adelante, pero bucear de continuo en recuerdos contractivos será muy limitante para alcanzar la felicidad en el momento presente.

La introspección nos permite sanar lo ocurrido, que no lo podemos cambiar, mediante la ACEPTACION, aceptando lo ocurrido, dándonos cuenta de que lo que fue solo lo puedo aceptar o rechazar. Si lo rechazo estoy rechazando parte de mi mismo y esa negativa respuesta genera lo que denominamos “sombra” que juntas constituyen nuestras “sombras” que pueden dominar nuestras vidas mucho más de lo que creemos. Por otro lado si aceptamos lo que paso, integramos lo ocurrido en lo que somos y de esta manera se sana la sombra, ofreciendo con mucho amor toda la luz que necesita y con ello cambiando la emoción con que fue gravada en el pasado y una vez sanado la suelto de nuevo para que siga su curso.

De esta manera SANAR, ACEPTAR, SOLTAR son palabras claves para entender el proceso de introspección con el fin de alcanzar una vida plena INTEGRANDO todo lo que soy en UNO. De otra manera estoy disociando mi vida en DOS; lo que acepto y lo que no acepto de mí.

Pero para que pueda tener plena eficacia precisa de un gran amor, “Aghápé” en griego, “Cáritas” en latín, sin ese amor no podrá lograrse la sanación y la introspección sólo será una manera de revivir la experiencia contractiva. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.