DOS

DOS

Las 7 Reglas

SEGUNDA:

SER COOPERANTE

Nada nos ocurre en la vida sin la cooperación de los demás y la propia creación. Somos cooperadores de la vida pues de nuestros actos dependen otros y de los de otros depende nuestra vida.

Solo la mente genera la creencia de que tenemos logros personales, individuales y propios. La mente puede generar la creencia de que “¿yo?, no le debo nada a nadie!!!” expresión frecuente en quien ha perdido la actitud cooperante.

A quien guarda como un tesoro lo que tiene o sabe en la creencia de que alguien se pueda aprovechar. A quien se enfada si le copias y le imitas pues su mente ha decretado que “eso” es suyo, fruto de su esfuerzo y trabajo. “A nadie le gusta que le copien” dicen, olvidando que desde que nacemos aprendemos por imitación.

Para fomentar el espíritu y al actitud cooperadora es conveniente hacer algo por alguien sin que medie compensación, precio o trueque a cambio, sencillamente cooperar por cooperar.

Compartir lo que tenemos, nuestros talentos, inteligencias y sabidurías es muestra de esta actitud e inteligencia.

Buscar con quien compartir y cooperar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *