EL BURRO

Pollino, jumento, asno…tiene muchos sinónimos,  muchas maneras de llamarse. Animal donde los halla su terquedad tozudez y cabezoneria son su divisa.

Del burro podemos sacar la disciplina y la constancia. Puede pasar horas y días haciendo lo mismo sin rechistar. 
En nuestra vida el burro está siempre presente. Nunca deja de existir.  Permanece silencioso y trabajador más no lo molestes que puede despertarse su cólera y soltar una coz.
Para arar nuestros campos, sembrar, cosechar y transportar el fruto el burro es el mejor. Más ojo, es el defensor a ultranza de su zona de confort y si decide no avanzar se parará en medio del camino y nada ni nadie conseguirá que avance.
El burro!. ¿Cómo es el tuyo?

Si aún crees que no lo has encontrado pon atención a sus rebuznos es la mejor señal para encontrarlo. 
El mío se empeñó en tomar hace unos años un camino desconocido por el que ahora transitamos los dos. Estoy orgulloso de él: me ha traído hasta aquí. Es muy grande mi burro sus rebuznos y coces eran temibles, ahora está contento y alegre.
SIEMPRE ADELANTE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.