TRES

TRES.

Siempre tendrás tres.

Siempre podrás escoger:

1- Rebelarte.

2- Resignarte.

3- Aceptar.

En occidente nuestra educación optó por la Resignación en unos casos y por la Rebelión en otros. Esta bipolaridad y dualismo sigue imperando como modo de trabajar las adversidades inevitables. Nuestro lenguaje está lleno de giros que así lo confirman:

“Tendrá que ser así que le vamos hacer”

“Yo no me callo, no lo tolero, no me resigno. ..”

En oriente emplearon y educaron en la “aceptación” que es diferente por su componente emocional.

El que se rebela se ancla en la ira. El que se resigna se ancla en la tristeza y el que acepta lo hace desde la serenidad.

Son tres modelos emocionales diferentes con resultados diferentes.

ACEPTAR no es resignación pues ante lo inevitable tan solo lo reconoce e integra pero pasa a la acción como el que se rebela.

ACEPTAR no es rebelarse que es pasar a la acción desde la ira dado que no reconoce ni integra lo que pasa sencillamente “no lo quiere en su vida.”

El hombre y la mujer consciente ACEPTAN pues desde la paz y la serenidad reconocen e integran lo inevitable tomando a continuación la acción que su corazón les sugiere.

Recuerda siempre que ante lo inevitable, lo que laman en el mundo cristiano “la cruz”, tienes  tres cruces, tres opciones.

CategoríasT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *