Estrategia para volver a lo cotidiano

LO MISMO DE SIEMPRE

O siempre lo mismo.

Y es que una y otra vez reviviremos lo mismo según nuestra mente pues para las creencias que genera todo sigue igual, más de lo mismo: Las mismas caras, la misma cosas, las mismas circunstancias…

Nuestra mente se habitúa, es su función, crear hábitos que aprende y no olvida. Y así nos hace creer que todo sigue igual. Que un día es igual a otro, que nada cambia, incluso que nosotros somos siempre los mismos, que no cambiamos.

Tamaña falacia generada por el movimiento espacio-tiempo. Todo cambia y nuestra mente sólo percibe algunos cambios, el resto los pasa inadvertidos, unos no sabe, otros no quiere o no puede captarlos.

MAS TODO CAMBIA.

La mirada. La clave está en enseñar a la mente a mirar diferente y el gran maestro es el corazón, la Inteligencia Cardíaca, la Sabiduría que es el AMOR.

Quien con AMOR vive, aprecia la diferencia en cada detalle. Cada día, cada instante es un regalo del cielo que agradece sinceramente.

Nuestra mente ya estará diciendo:»Que difícil, eso es imposible».

Pero nuestro corazón sabe como. MIRA, mira, sólo mira. ¿Sabes mirar sin etiquetar y juzgar?

LA VUELTA.

«Dale la vuelta». Expresión castellana para expresar la actitud que conlleva poder ver siempre el vaso medio lleno, en vez de medio vacío.

«Dale la vuelta» al día de hoy.

Dile: Hoy serás un gran día. Pues ni vuelves tú, ni vuelvo yo, pues ambos somos diferentes.

Ni es el mismo día del año pasado ni tú eres el mismo.

Por mi parte de igual manera. Nunca es lo mismo. Y hoy, como mañana, será diferente.

Abramos los ojos bien abiertos. Pongamos en marcha la mente.

Despertemos de los letargos al cuerpo y dejemos que el corazón pilote la vida.

Hoy una sonrisa será el mejor aliado.

Bienvenidos seamos todos y quienes hoy comienzan el trabajo, recordar, SIEMPRE ADELANTE.

ENFRENTARSE A LA REALIDAD.

Como si las vacaciones hubieran sido un espejismo, cuando volvemos de las vacaciones es muy común escuchar la típica frase de «Hay que volver a la realidad» en tono lastimoso o simplemente desenfadado.Es más a quien incorpora el «otra vez lo mismo todos los días».

Son para muchos momentos de lamentaciones y suspiros. Parece como si toda la energía acumulada durante las vacaciones se hubiera difuminado. Se habla incluso del «síndrome postvacacional» que sufren quienes padecen sentimientos más poderosos en la vuelta al trabajo.

Aceptar es el primer paso. La vuelta produce sentimientos. Aceptarlos sin juzgarlos sería el primero paso. Si no me gusta volver a trabajar y no me gusta el sentimiento que me genera volver a trabajar, comienzo una espiral de pensamientos y sentimientos que nos desbordan.

Podemos comenzar cambiando el lenguaje, siendo más consciente de lo que digo, pero sobre todo de lo que pienso. Cambiar el pensamiento a través del lenguaje es tan sencillo como que solo se puede pensar con palabras.

Busca tus pensamientos «mantra» que te vas a repetir y vas decir y ponlos en práctica. Repítelos en silencio y exprésalos a los demás en cuanto puedas. Te proponemos las siguientes a modo de ejemplo:

.-«Ya queda menos para las próximas»
.-«Adelante, otro año más, que yo puedo».
.-«Hemos vuelto con salud, es lo importante».
.-«……»

Seamos conscientes del lenguaje interior, de como nos hablamos y de lo que decimos.

SIEMPRE ADELANTE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.