LA DIETA DE LOS PENSAMIENTOS TOXICOS

Es una tónica habitual escuchar frases como: “es que no puedo”, ” no puedo tío, no puedo”. Estos MANTRAS de la negatividad son repetidos constantemente de una manera tan inconsciente que se van gravando en nuestra mente y nuestro espíritu de forma tal que conforman sin querer nuestra actitud ante cualquier circunstancia adversa en la vida. Muchos se acaban preguntando que pasa con sus vidas pues al final no pueden ni levantarse de la cama, por que sencillamente “no puedo”. Al alcance de la mano hay una herramienta fundamental que es el lenguaje. Cambiar nuestra forma de hablar. Este entrenamiento o dieta, pues no es mas que eso, un entrenamiento para apartar continuamente de nuestro lado los PENSAMIENTOS TOXICOS, como “no puedo” y una dieta de introducir pensamientos como “si puedo” supone al cabo de un tiempo un cambio de actitud, y al final un cambio de vida. Estamos acostumbrados a hablar de manera inconsciente, de manera automática. Que no te lo crees? Puedes comenzar a observar a tu pareja o compañera de trabajo, anota en un papel esos giros, expresicnes, jaculatorios o frases que suele repetir con bastante frecuencia y luego analizalas a la luz de su forma de vida. Puedes encontrar coincidencias sorprendentes. Te voy a poner otros ejemplos de PENSAMIENTOS TOXICOS. “esto es una mierda” “paso de todo tio”, “vaya putada”, “todo es un asco todo tío” “si es que no se puede hacer nada” ” “soy muy mayor para cambiar” “no sirve para nada”…..en fin seguro que tu encuentras muchos más. Pon en marcha tu entrenamiento y tu dieta sobre los PENSAMIENTOS TOXICOS, es decir: ENTRENAMIENTO: Observar los pensamientos tóxicos y apartarlos. DIETA: introducir nuevos pensamientos como el “SI PUEDO”. Yo he seguido el entrenamiento y la dieta y he perdido del orden de cinco kilos pues aunque no lo creas baja la ansiedad, al bajar la ansiedad bajaron mi manera de comer compulsivamente y OBJETIVO SUPERADO. El tiempo recomendado para ejercitarla es de 40 días seguidos. Y ya sabes la repetición crea el hábito y el hábito el carácter. SI PUEDO!!!!!!!!!!!!!!!!. SIEMPRE ADELANTE.

One thought

  1. Parece un contrasentido pero es cierto que nuestro mayor enemigo somos nosotros mismos. Nos tratamos con una dureza que no empleamos con los demás. El lenguaje que utilizamos con nosotros mismos, aunque pueda parecer inocente, es el arma más letal para fomentar nuestros pensamientos tóxicos. Nada con el lenguaje se pronuncia o escribe por azar. Cuidémoslo. Cacémonos y ayudemos a los demás a cazarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *