REINICI@TE: En el cambio, la FIDELIDAD versus FLEXIBILIDAD

Está claro somos cambio, las horas, los días, las semanas, las estaciones del año, los meses, los años…la pura observación consciente nos reporta esta sabiduría: Que todo se transforma, que nada permanece, la ley de la impermanencia. ¿Pero la esencia, lo esencial, debe cambiar también? Y si por esencia hablamos del ciclo de la vida, vemos que ésta, es totalmente igual siempre, su ciclo de día-noche, primavera-verano-otoño-invierno, es inmutable.

Esta sabiduría y verdad eterna tiene sus reglas en el ser humano. El CAMBIO es nuestra esencia, debemos por tanto ser FLEXIBLES, pues quien se aferra a no cambiar se parapeta en una atalaya contraria a los principios universales de la vida y de la existencia humana. Si su posición la defiende con responsabilidad será el capitán del barco de su vida, el único responsable de su presente, como lo fue de su pasado y su futuro, nadie más.

Al igual que quien entendiendo estos principios se convierte en puro CAMBIO, es FLEXIBLE, pero pretende negarse asimismo en el cambio, ser algo diferente a lo que realmente es. Entonces esta continúa mudanza será la esencia de su vida. Una batalla por cambiar lo que no puede cambiar, una lucha titánica por ser lo que no se es, que aceptada con responsabilidad supone determinar el presente y el futuro, como lo fue en el pasado.

Por último quien gestiona el CAMBIO desde la FLEXIBILIDAD pero manteniendo inmutable lo que es, lo que fue y lo que será, que es el SER, su propio SER, su más pura, elemental y básica esencia, incorpora a su vida la FIDELIDAD. Es fiel asimismo. Se FIEL a ti mismo” nos decían y nos dicen y nos decimos.

La FIDELIDAD se convierte en la llave maestra que mantiene la esencia, al SER, y que pese a todo cambio y toda circunstancia se mantendrá inmutable para hacer efectiva la Ley de la Impermanencia, pues para que ésta pueda tener una aplicación práctica debe ser aplicada desde un punto, y ese punto es el SER. No puede ser de otra manera pues de lo contrario la propia Ley de la Impermanencia sería impermanente.

La FIDELIDAD es absolutamente necesaria para permanecer en un mundo de continuo cambio. Para cultivarla en nuestro jardín interior es necesario saber quiénes somos, es decir, conocernos. No podemos ser fieles a lo que no conocemos. Por tanto, una vez que llegamos al encuentro con lo que verdaderamente somos la FIDELIDAD será necesaria desde el primer momento.

La FIDELIDAD al Ser es una elección libre, consciente y plena de permanecer en la esencia del Ser y desde ahí observar todo el mundo impermanente. Otorga entonces la seguridad del centro, es punto que por minúsculo e invisible, no deja de ser el centro de todo y cuando digo todo.

¿A que eres fiel? ¿A qué o quién eres fiel?. Se FIEL a tu esencia y no necesitarás conquistar nada pues nada existe más que tu SER y al entregarle tu fidelidad, logras el milagro de hacer ser al SER.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *