REINICI@TE en la vida con ATENCION.

¡Vivir!, vivir es fácil, ocurre todos los días, te levantas, te acuestas y entre medias ocurren cosas, un día te mueres y ya está. Esta sencilla frase resume la vida más estamos aquí por nada o por algo, y entre el inicio y el final hay todo un camino. 
Quien encuentra el “algo” encuentra un  motivo a la vida por el que caminar. El que encuentra la “nada” solo anda el camino para llegar a la “nada”.
Quien encuentra el “algo” puede poner una MISIÓN a la vida y al tener una misión puede conocer y reconocer en cada momento y cada instante si su camino va en la dirección correcta para lo que necesita una clara VISIÓN de adonde va.

Misión y Visión determinarán que a cada paso tienen que elegir entre aquello que es acorde con su Misión y su Visión y nace una capacidad de elegir, un libre albedrío, que codifica acciones y circunstancias que considera que son concurrentes y expansivas para la Misión y la Visión y a este conjunto de experiencias las denomina VALORES.

Misión, Visión y Valores van conformando todo un “corpus vital” que da sentido a todo lo que ocurre en la vida que se convierte sencillamente en un ejercicio de ATENCIÓN a todo lo que ocurre dentro y fuera de nosotros para alinear, pensamientos, emociones y circunstancias externas a nuestros Valores, que será lo mismo que decir que estamos cumpliendo la Misión y la Visión.

Al atender continuamente con ATENCIÓN PLENA a los pensamientos y las emociones como mensajes internos, sin desatender la dinámica de nuestro cuerpo, descubriremos que existe un centro de observación, el observador, el SER, quien de la observación se irá desarrollando y tomando el timón de nuestra vida interna.

Al atender continuamente con ATENCIÓN PLENA a las circunstancias externas veremos como la inteligencia, la razón, no bastan, que es conveniente, muy conveniente, la intuición y la inteligencia cardíaca (las corazonadas), que ellas dos, tanto la intuición como las corazonadas están muy unidas al observador, al SER, que sus elecciones están más acordes con los Valores, la Misión y la Visión, más que las razones inteligentes que en muchas ocasiones constituyen verdaderas saboteadores de la MISIÓN.

Vivir con ATENCIÓN PLENA es una necesidad del que vive para “algo”.

¿Para qué vives tú?

One thought

  1. Para qué, para qué, para qué… Continuamente, en estas reflexiones aparece esta pregunta llamando directamente a nuestro corazón. A pesar de que muchas he dicho que es una pregunta que admite más respuestas que el por qué, la que obtengamos con ella nos va comprometer, libremente asumida, de una manera totalmente consciente con nosotros mismos puesto que ella saldrá del corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.