REINICI@TE: ADORANDO LA VIDA COMO LOS RR.MM.

Y llegaron a Belén, a su META, a la que seguían según el rumbo trazado por una Estrella. Y al finalizar su CAMINO ante lo que estaban buscando se prostraron para adorar. 

Hoy celebramos el día en que cumplidas nuestras metas, con la llegada de nuestros sueños, contemplamos con la mirada de un niño todo lo que hemos obtenido y logrado, todos nuestros sueños y contemplamos el regalo de la vida.
 La adoración nos recuerda que debemos celebrar la consecución de nuestra metas con la humildad del que sabe que no todo depende de su voluntad y decisión, que la mayor parte depende de lo que de manera sencilla pero cotidiana nos brindan; el día, la noche, el sol, la luna, las estrella, el aire, la naturaleza, la tierra, el agua,… más todo aquello que llega a nosotros y es obra de otros que a lo largo de la historia o en la actualidad emplean su talento en lograr su propia metas. 
 La adoración no es más que prostrar todo nuestro talento, como el de los Reyes, como el de los Magos, ante algo tan sencillo como la vida, expresada en un Niño que representa el amor esencial, la sencillez, la fragilidad y la propia vida. 
Es contemplar nuestros logros y nuestras metras como parte de la vida, a las que se las entregamos pues suyas son. Más quien se considera Rey y nada debe a nada o a nadie buscará y aniquilará todo lo que pueda representar una amenaza para la consecución de sus metas como el Rey Herodes.
 Adorar es contemplar, es ofrecer, es brindar, es celebrar con la VIDA tus sueños y logros. Es postrar el talento, la sabiduría y la razón ante lo más esencial y sencillo: la VIDA ofreciéndole lo más valioso que tenemos y nos ganamos gracias a ella, pues de ella es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *