REINICI@TE en la caridad: El LIDERAZGO con Caridad.

El LIDER es paciente, es servicial; no es envidioso, no es jactancioso, no se engríe; es decoroso; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta. ¿Quién no firmaría un LIDERAZGO con estas características?. Si consultamos todos los estudios sobre el LIDERAZGO que ahora se publican en todos ellos vemos que el LIDER, auténtico, el LIDER ASERTIVO, tiene un conjunto de virtudes y actitudes. A ese conjunto de características o “corpus” le es parejo un fin, una MISION, que no es otra que SERVIR o SERVIRSE, es decir, emplear el liderazgo para sus propios fines o para los demás. Pero en todo caso, siempre está claro que el LIDERAZGO está al servicio de alguien. Es por tanto el LIDERAZGO servicio. Todo LIDER debe tener una clara vocación de servicio, bien, como decimos a uno mismo, a sus intereses y metas o bien a la consecución de los fines y las metas de los demás, sean estos empresas, grupos de interés o colectivo de personas. Hoy nos interesa el LIDERAZGO que tiene como MISION el servicio a los demás. Y en la vocación de servicio a los demás la mayor expresión de servicio, la que conlleva la total y absoluta EXCELENCIA es la CARIDAD. La palabra CARIDAD tiene tal poder que no deja indiferente a nadie, demostrando así el axioma de la P.N.L. de que las palabras no solo describen la realidad sino que la crean. Más aún diría yo la palabra o término CARIDAD lleva insaculado una carga emocional que provoca una implosión o explosión en cada persona en función de sus vivencias, educación, creencias y/o ideología. Es por ello apasionante. No se puede definir la CARIDAD, no se puede codificar, no se puede expresar en negro sobre blanco, no se puede expresar con palabras, la CARIDAD se ve. VEN y VERAS. La reconocerás al verla. No se aprende, no se enseña, es sabiduría, es inspiración, es vocación… Los lideres que ejercen el LIDERAZGO CON CARIDAD no se olvidan, su testimonio perdura en los siglos y es expresión de EXCELENCIA y así son presentados en todas las culturas y en todas las partes de la tierra como lo que son, el modelo a seguir, el modelo a imitar. Más este modelo de LIDERAZGO suele levantar pasiones, tales que algunas de ellas acaban siendo lo que son PASION para el LIDER. Por tanto quien desee ejercer el LIDERAZGO con CARIDAD que se prepare para la PASION. He aquí la paradoja del LIDERAZGO CON CARIDAD, que presentado como EXCELENTE, es motivo de PASION para quien lo ejerce. Tal vez por eso hay tan pocos.

One thought

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *