No hay salida.
Inevitable. 
En muchas ocasiones nos enfrentamos a situaciones que consideramos sin remedio, sin salida, inevitables. 
Mantener la serenidad en esos instantes será el primer reto.
Aceptar el segundo. Es lo que hay.
Esperar con paciencia el tercero. 
Soltar por cuarto. 
Aprender, el final. 
! Que fácil se dice! Dirán algunos. 
Es el entrenamiento diario y para lo cotidiano y ordinario el que hará que cuando lo inevitable sea lo extraordinario estemos completamente preparados y hasta resulte fácil a los ojos de quien nos observa. 

Queremos ganar campeonatos mundiales y nunca entrenamos.
El “plan se vida” en Desarrollo Personal es la tabla de entrenamiento. Todos los días a todas las horas y en todo momento:  Consciencia. 
Ser.

Aceptar.

Esperar.

Soltar.

Aprender. 
Con todo y todos.
Aprende bien las fases:
Ser.

Aceptar.

Esperar.

Soltar.

Aprender. 
Más nos quedamos dormidos perdemos la consciencia pues es más atractivo abandonarse al juego de la mente y los sentimientos y no ser “tan profundos” pues la vida no hay que tomársela tan en serio dirán la mayoría, incluso los que más cerca están de ti. Recuerda:
Ser.

Aceptar. 

Esperar. 

Soltar.

Aprender.