UN CURSILLO DE AMOR: ¿Cómo se entrena?

Si puedo repetir y repetir y genero un hábito, que repetido genera una costumbre, que repetido genera un carácter, tengo en mis manos el instrumento más potente que existe sobre la tierra, pues puedo cambiar. Solo tengo que ponerme en marcha y comenzar lo que algunos denominan un entrenamiento.

Los entrenamientos vienen del deporte donde encontraron la manera de hacer del cuerpo máquinas perfectas para cualquier meta. Las actitudes propias de un campeón se estudiaron y dieron lugar al tan famoso Coaching. Del deporte saltó a la empresa y del mundo de los negocios y las ventas al desarrollo personal. En este punto en el que nos encontramos, es decir, en el desarrollo personal, encontramos entrenamientos orientados a muchas metas, que es la finalidad del Coaching, conseguir una meta.

¿Cuál sería la meta de un proceso de coaching orientar al AMOR?
.
Los Coach sabemos, es lo primero que aprendemos, que definir META es la clave del proceso.
La Meta para alcanzar al AMOR requiere la previa definición del AMOR por el cliente del coach.
En este blog lo hace unas semanas nos expresamos así:

El AMOR de este cursillo es LA SABIDURIA INIFITA que permite conocer la VERDAD. Analicemos entonces la frase, que se las trae:
LA: Sí, la única que nos acerca al AMOR.
SABIDURIA: Sí, conjunto de herramientas, conocimientos, experiencias…
INFINITA: Si el AMOR lo es su SABIDURIA también.
PERMITE: Sin la sabiduría no es accede a la VERDAD.
 VERDAD: Solo puede ser una.

Por tanto, definido el AMOR como “SABIDURIA INFINITA que nos permite conocer la VERDAD”, tenemos un problema, pues la META establecida no es medible, específica, establecida en un tiempo y alcanzable, pues sencillamente el término INFINITA la descoloca y hace imprecisa la definición de ÉXITO, palabra clave en el proceso de COACHING.

Sin descartar que el Coaching es un entrenamiento eficaz para alcanzar un carácter tendremos que tener presente que en un momento determinado tendremos que abandonar esta “nave” para ponernos en contacto con una herramienta o proceso que goce de la dimensión INFINITA.

Para relacionarnos con lo INFINITO nada mejor que hacerlo con todo aquello que no es certeza, pues es FINITO, es decir, todo lo que se y creo (el MAPA de mi vida como diría la Programación Neurolingüística) y, el mapa, no es el territorio. Por tanto se trata de aventurarse a lo desconocido. Para aventurarse a lo desconocido lo mejor es contar con alguien que ya haya estado ahí, es decir, donde yo no he estado.

Si definimos el mapa de cada uno como la PERSONALIDAD propia, lo que está más allá sería o lo extrapersonal o lo transpersonal. Todo lo extrapersonalnos es ajeno, son fenómenos de los que podemos aprender pero están fuera de nosotros, los observamos con los sentidos y nos provocan pensamientos y sentimientos y desde ahí adquirimos sabiduría, más están encerrados en las claves de tiempo y espacio y de ahí que resulten finitos, pero amplían el mapa y en este sentido son muy válidos. Hay quien se pasa la vida provocando experiencias extrapersonales para aprender. Más todo lo transpersonal nos es propio, nos ocurre cuando dejamos de hacer, cuando pasamos del modo “hacer” al modo “ser”, entonces comienza un viaje interior que reportará tomas de conciencia y aprendizajes mediante comprensiones profundas y que solo a nosotros, como únicos protagonistas me afectan, inspiran y alcanzan y que si bien suceden en un espacio y tiempo, como todo lo extrapersonal, alcanzan dimensiones desconocidas al ir más allá de lo que lo que pienso que soy y acercarse a lo que realmente soy.

El mejor entrenamiento para realizar este proceso es la EDUCACION TRANSPERSONAL, y que mejor que un COACH EN EDUCACION TRANSPERSONAL para llevarlo a cabo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.