DESTINO

No me busques en mayo a la sombra de un árbol o en la ribera del río.

Búscame en la más tórrida mañana de agosto en los campos secos de trigo.

Que soy como el agua, que soy como el río, como la sombra del árbol.

Que soy, tu destino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.