En busca de la EXCELENCIA: El día de los EXCELENTES.

Excelencia es un talento o cualidad de lo que es extraordinariamente bueno y también de lo que excede las normas ordinarias.
 Es también un objetivo para el estándar de rendimiento. 
Los antiguos griegos tenían un concepto de areté que significa una aptitud excepcional para un fin. 
Otro concepto relacionado es eudaimonia, que era la felicidad, resultado de una vida bien vivida, ser próspero y estar satisfecho. 
El concepto equivalente en la filosofía musulmana es Ihsan. 
 Los santos son hombres o mujeres distinguidos en las diversas tradiciones religiosas por sus cualidades en especial morales. 
En la tradición cristiana se trata de personas destacadas por sus virtudes y son como modelos capaces de mostrar a los demás un camino ejemplar de perfección. 
En el budismo, un santo es una persona iluminada o cercana a la iluminación. 
Los estudios han demostrado que la forma más importante para lograr un excelente rendimiento en ámbitos como el deporte, la música y las profesiones, es practicar. El logro de la excelencia en estos campos normalmente requiere aproximadamente 10 años de dedicación, que comprende cerca de 10.000 horas de esfuerzo. 
Hoy se celebra en los países de tradición cristiana y católica el día de TODOS LOS SANTOS. Expresiones de excelencia y perfección en la vida moral desde la óptica cristiana. 
Hoy también vemos como se anhela la excelencia en cualquier proceso, empresa o empeño. Se trata de una actitud y aptitud personal o colectiva que busca llegar a las más altas cotas de perfección: la EXCELENCIA.
 Pero no existe EXCELENCIA sin repetición, y la repetición no es más que una ritualidad, lo que nos lleva a los ritos. Repetir y repetir y repetir y al cabo de 10 años o 10.000 hora podrás decir con total seguridad, según algunos estudiosos que has alcanzado la EXCELENCIA.
 El RITO se convierte en la herramienta adecuada para alcanzar la excelencia. La pregunta es obvia: ¿Cuáles son mis ritos?. El rito o la repetición lleva al hábito, el hábito a la costumbre, la costumbre al carácter. 21 días para asentar un hábito, 40 días para la costumbre, según los expertos. Luego mantener, la constancia. Estos ritos funcionan igualmente para incorporar a nuestras vidas hábitos y costumbre saludables o no saludables, expansivas o restrictivas, limitantes o no limitantes. Tú decides.
 Cómo siempre uno tiene el poder. Inocentes prácticas sin una intención más que lúdica inicialmente se convierten en hábitos que adquieren la categoría de costumbre y pasan a ser parte de nuestro carácter como persona o como pueblo. Así funciona en las sociedades y las culturas. Los hábitos se hacen costumbres.
 En fin, el día de TODOS LOS SANTOS y la búsqueda de la EXCELENCIA. Pero se me asalta una pregunta: ¿Qué celebramos en Hallowwen?, pues comienza a ser un hábito, ¿o ya ha llegado a la categoría de costumbre?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.