QUEJARSE

Nos lamentamos cuando algo no ha salido como esperábamos.

Lamentarse es analizar el pasado confrontarlo con el presente y decir: “esto no tenia que ocurrir,  porque a mi, porque precisamente a mi, que he hecho yo para merecer esto”.

Podemos pasar horas, días,  incluso una vida llena de lamentaciones, será nuestra vida un puro lamento.

Para llegar a lamento primero es queja. Nos quejamos. Quejarse.

Frente a esta actitud está la aceptación,  aceptar la realidad de buen grado.

Pero tenemos una creencia educativa muy anclada: “no quejarse es de tontos, quejate”. Como toda creencia no es buena ni mala solo limitante o no limitante. Pues ya sabemos “el que no llora no mama”.

Discernir entre aceptar y quejarse es la sabiduría que solo otorga el corazon, la inteligencia cardíaca,  pues la mental defenderá al Ego, que para eso está.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.