Así expresamos la vuelta de las vacaciones y el inicio de las actividades después del verano. La “rutina” que viene de “ruta”. Para cambiar el destino hay que cambiar de ruta. Nada cambiará en tu vida por TU voluntad si no existe un cambio de ruta, es decir, de rutina. Surgen ahora los “NO PUEDO” “ES IMPOSIBLE” “YA NO SE PUEDE”… Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes siempre tienes la razón. Recuerda que pequeños muy pequeños cambios de ruta, un pequeño movimiento de timón en un barco desvia el rumbo a lo largo del tiempo muchos kilómetros y nos lleva a otro destino. A veces pensamos en “golpes de timón” que cambian radicalmente de rumbo y por ello surgen las respuestas limitantes del “no puedo”. Aprendamos a rectificar el rumbo de nuestra vida con pequeños cambios, que la larga y con el tiempo cambiarán el destino de nuestra vida. Pequeños cambios a los que responderé: “SI PUEDO” SIEMPRE ADELANTE.