Hacer de la vida un sacramento es la manera de que su misterio insondable se haga realidad en cada instante y así participar del inagotable banquete que es vivir.