DESEOS

DESEOS

Sostener un deseo puede acabar con nuestra serenidad.

Toma un vaso de agua y llenalo hasta la mitad agarralo con la mano y con el brazo recto  sostenlo. Al principio será fácil pero al cabo de un tiempo se hará insostenible. Acabará con tu fuerza y paciencia.

Así los deseos sostenidos en el tiempo, así los deseos a los que nos aferramos con fuerza.

Mantener el equilibrio en el liviano y sutil instante en que aparecen y desaparecen.  Ser consciente de su aparición, existencia y desaparición. Poner atención a los sentimientos que provoca la aparición del deseo.

El deseo y los deseos son una fuerza poderosa más aprender a relacionarnos con ellos es una de las claves de la felicidad.

Publicado en D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.