La «Tonta Igualdad»

Desde la Igualdad se puede ejercer la tiranía y se puede llegar a ser un infeliz.

Me decía en estos días un cliente que la Justicia es igual para todos. Y le respondía que entonces no era #Justicia. La Justicia es #equidad.

La creencia actual de que todo tiene el mismo valor y que por eso una mentira es igual a una verdad (la mia), es el caldo de cultivo sobre el que se alimenta una población que empoderada en sus creencias personales (pensamientos y sentimientos) no busca más allá, no hay el o ella un «plus ultra», le vale con su ínfima o erudita educación para opinar y vivir.

Vivir desde este dogma ha generado el movimiento dogmático de la incredulidad y, con él, la religión personal, la economía personal, la política personal…en fin un egocentrismo autoreferenciado, del que me habrás oído hablar muchas veces.

El individuo gana la partida y la persona la pierde.

Esta dictadura de que lo mio es lo que vale y los demás están equivocados lleva al extremo de ver como mueren las personas para convertirse en individuos.

Para cambiar el rumbo sería necesario volver al «Sólo sé que no sé nada» y desde ahí construir con mucha humildad una nueva identidad como persona.

Se me dice que escuche más y hable menos. Sí, es la tónica y política actual: Escucha mi opinión y sentimiento. Esta táctica hace que siempre jugemos en terreno del otro, en sus parámetros, sus sesgos. Por mi parte prefiero jugar en un terreno más neutral, ni el tuyo, ni el mío, el que vamos a descubrir juntos, un fértil campo sin utilizar en el que juntos vamos a construir unidos.

No estoy obligado a respetar lo que piensas o sientes, sólo estoy obligado a respetar tu dignidad como persona.

En este encuadre es donde las personas son personas y no individuos

El pensamiento único, la ideología única es una esclavitud y una dictadura, vengan de donde vengan.

Nuestros pensamientos y sentimientos no son más que constructos inútiles, la paja de la casa del primer cerdito del cuento de «Los tres cerditos» Si identificas tu ser con tus pensamientos y sentimientos prepárate para sufrir en su defensa.

Dicen en Zen, suéltalo todo y cuando no quede nada, suelta hasta la nada. Dale todo a los pobres y sígueme le dijo el Maestro de Nazaret al joven rico.

La «Tonta Igualdad» te dirá que tus pensamientos y sentimientos tienen el mismo valor que el de todos y todas y por eso hay que respetarlos. La «Tonta Igualdad» basada en este principio respeta los pensamientos y los sentimientos de los nazis (Hitler) y comunistas (Stanlin) y por eso hay que consentirlos.

Por tanto, si sigues la «Tonta Igualdad» respeta los pensamientos y sentimientos de los nazis o comunistas tanto como respetas los tuyos.

Por mi parte sigo buscando todos los días relacionarme con la VERDAD, esa energía que nutre el alma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.