CRÓNICA DÉ UN PUEBLO IV

CRONICAS DE UN PUEBLO IV.

En el pueblo son todos muy madrugadores.  Se levantan algunos con el sol.  Incluidos los días festivos.

A la misma hora todos los días del año. También es verdad que se acuestan temprano. Dormir sus ocho horas es la norma, aunque hay algunos que duermen menos y dicen que es por la edad, pero éstos son hombres y mujeres de siesta que es una tradición que todo el mundo práctica.

A la hora de la siesta, cuando más calor hace el pueblo está tomando la siesta. Algunos de cabezada u otros de orinal, pijama y Padrenuestro.

Saber dormir. Algunos lo relacionan directamente con el descanso. Estoy cansado duermo, no estoy cansado no duermo. DORMIR es una necesidad biológica de primer orden.

Dime cuanto duermes y te diré como es tu vida.

Dormir es para el cuerpo un alimento natural que precisa en sus dosis exactas.

Saber dormir es saber vivir.

El equilibrio entre el sueño y la vigilia es fuente de bienestar.

“Dormir a pierna suelta” suele ser una expresión de este pueblo. Y es que como dicen por aquí:”No le debo nada a nadie”.

DORMIR bien tiene que ver mucho con la mente. Pero de eso hablaremos otro día.

Dormir es para el cuerpo. Si quieres cuidar tu cuerpo, cuida tu forma de dormir. Es sencillo, sólo tenemos que escuchar al cuerpo, pero ojo, no lo confundas con la mente, pues no suelen estar de acuerdo y suele ocurrir que algunos se levantan con el cuerpo dolorido de tanto dormir ya que ha sido la mente la que impuesto el criterio de “me quedo un ratito más” y al final resultaron horas.

Si te levantas cansado revisa tu forma y manera de dormir, el cuerpo te está avisando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.