CRÓNICAS DE UN PUEBLO X

CRONICAS DE UN PUEBLO X.

Domingo. Se nota. Hay menos ruido por la mañana. Por las calles casi nadie. La tertulia de anoche fue larga y algunos aprovechan a dormir.

El silencio del domingo tiene algo de singular. A quienes nos gusta madrugar para que el cuerpo no pierda los hábitos que le dan la seguridad el domingo representa un inmenso mundo lleno de posibilidades. Tenemos varias horas por delante hasta que el resto del mundo se ponga en marcha.

Los pocos madrugadores nos vamos encontrando y saludando por la calle. Una sonrisa cómplice acompaña el buenos días en la intuición de que somos ambos madrugadores.

“A quien madruga Dios le ayuda”, dicen por aquí. Pues son muchos los que madrugan el resto de la semana y a Dios no se le ve por ningún sitio, espetó un vecino en una tertulia hace unos días cuando un madrugador la abandonaba pronto para dormir.

Madrugar tiene mala fama los domingos. Es una creencia cultural que el domingo hay que dormir más. No se trata de una necesidad fisiológica programada y automatizada. Es sólo un hábito cultural.

MADRUGAR tiene la ventaja de pillar a la mente aún medio dormida y al cuerpo relajado y en ese momento que el resto del mundo está en silencio y no tiene actividad la Intuición encuentra un gran momento para manifestarse. Quien quiera acceder a la sabiduría del corazón con facilidad encontrará en madrugar un gran momento para hacerlo. Quien quiera meditar. Quien quiera llenarse  de fuerza y empoderamiento para afrontar el día…en fin, cada uno en su camino. Los madrugadores llevamos ya en la sangre la vitalidad generada durante horas frente a quien se acaba de levantar y eso se nota. Si además vas con los churros, las ensaimadas o el pan recién salido del horno para que el resto de los miembros de la casa disfruten, entonces te das cuenta del poder que tiene madrugar. Y escuchas esa expresión:” Jo! No se como lo haces tio. Yo no puedo”.

“Yo no puedo”: interesante respuesta. Pero de ella hablaremos otro día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.