CRÓNICAS DE UN PUEBLO XI

CRONICAS DE UN PUEBLO XI.

En este pueblo somos todos muy cumplidores, me dicen. Nadie se eacaquea de nada y cumplimos con nuestros deberes. Cada uno los suyos.

El sentido de la responsabilidad es muy acusado. Todos responden. Nadie pone excusas para el cumplimiento de los deberes que le tocan.

Un observador podría alcanzar la conclusión de que viven resignados. Más si te acercas y dejas de ser observador para ser protagonista unos días te das cuenta que es una actitud diferente a la resignación la que rige sus vidas.

Resignarse es aceptar la derrota como única salida.

Algunos, los mas viejos estuvieron en los campos de concentración y te recuerdan como conocieron dos tipos de hombres y mujeres. Los que se resignaban, casi todos murieron, y los que aceptaban la realidad y emprendían la lucha desde su actitud, pues era lo único que podían cambiar. De estos últimos hubo muchos supervivientes cuentan.

¡La diferencia es tan sutil y las consecuencias tan diferentes.!

Otros observadores dicen que es fuente de su ignorancia. Al ser tan ignorantes, dicen, aceptan lo que hay sin rechistar concluyen. Más si como digo vives su día a día te das cuenta de su sabiduría y sentido común. Una sapiencia y conocimiento de la vida que no reside en el cerebro, tan desarrollado por nuestra parte, sino en algún rincón del corazón que les impulsa a dar en cada momento la respuesta adecuada a lo que necesitan.

Y es que ser RESPONSABLE  es saber responder en cada momento.  Saber dar la respuesta adecuada a cada circunstancia y cumplir así con lo que toca. Lo contrario es mirar hacia otro lado, escurrir el bulto, ser un cara dura, un irresponsable dicen por aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.