CRONICAS DE UN PUEBLO XIX

Crónicas de un pueblo XIX

“Come algo hija” es la expresión más usada estos días cuando entras en una casa. Te ponen rápidamente un poco de su embutido, dulces o frutos, vinos y licores. Invitarte a comer es la primera norma de cortesía en en una casa del pueblo.

Comer, sentarse a comer. No por el placer de comer sino por el placer de compartir. Compartir en la mesa y  sobre la mesa que son dos aspectos diferentes que en la ciudad se han olvidado.

Hemos dejado de compartir sobre la mesa por falta de espacio en nuestros pisos urbanitas y somos más partidarios de pedir comida rápida y precocinada.

Hemos dejado de compartir en la mesa con comidas aceleradas y con falta de tiempo en las que engullir rápido es la tónica general de cada día.

Celebrar comiendo es sacramental.
Celebrar comiendo es tan antiguo como la recolección de alimentos para la cocina y su posterior degustación. El ritual de la mesa bien puesta con ese instante previo de gratitud que es su bendición. Con esas comidas largas y pausadas.

En el pueblo lo saben y se organizan paellas gigantes, parrilladas y degustaciones que son regadas de vinos y licores donde compartir sobre la mesa y en la mesa.

¡Dietas fuera! es el grito de guerra si quieres disfrutar.

Ser contemplativo y consciente en la comida es serlo en cada bocado que es iniciático, primordial y primario, pero masticamos deprisa, no lo hacemos bien y provocamos digestiones pesadas. Degustar es saborear, pero comer conscientemente es vivir cada instante como el primero.

Hacerlo en plenas fiestas y rodeado de gente puede resultar cómico para quien nos observa. Entonces, lo más conveniente es sumergirse en la risa y algarabía, comer y disfrutar de lo que se oye y se dice, mantener atención y fluir. Y secretamente en cada bocado bendecir la vida que nos rodea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.