LOS SANTOS

Provocan muecas en el rostro, alguna sonrisilla y, en algunos casos, un juicio despectivo.

Hoy me referiré a los tuyos, a esos que enterraste o incineraste y de los que dijiste que era un santo o una santa y así los sigues considerando.

Y es que los hay a millones.

Cuando se nos muere un santo lo dejamos en el corazón ❤ y desde ahí lo veneramos. Lo admiramos por esas virtudes que le hicieron ser santo y que soy capaz de describir o enumerar. Era una santa para ti.

Si se ponen en común esas virtudes veremos que podemos hacer una lista muy reducida pues todos admiramos a nuestros santos por lo mismo. Esa lista corta de cualidades y actitudes humanas es la santidad.

Si queremos explicárselo a un niño le diremos, en resumen, que eran muy buenas personas, muy buenos.

Hasta aquí firmamos todos.

La memoria de los buenos morirá con tu corazón ❤ te llevarás tus recuerdos. Tu nieta, tus descendientes no podrán saber de tus
santos, sabrán de los suyos propios.

Una cultura así construida nunca tendrá cementerios, ni memoria de sus santos, sólo personas con sus propios recuerdos, efímeros como ella misma.

Contesta el Maestro de Nazaret al inconveniente de alguien que quiere seguirle pero antes quiere enterrar a su pariente, que deje que los muertos entierren a sus muertos.

Una sociedad que encierra su vida en su ❤, en sus recuerdos exclusivamente, es una sociedad de muertos que entierran muertos.

Quien pisa el barro y deja huella y el sol la reseca marca el camino que otro podrá transitar gracias a sus pisadas y si coloca estacas para cuando la nieve y la lluvia borren sus huellas, está asegurando que nadie se perderá.

Vivir para ti o vivir para los demás marca la diferencia.

En el corazón ❤ cabe todo y más, pero recordamos a los que lo cogieron y lo pusieron en nuestras manos para aprender de ellos y fueron capaces de enseñarnos el camino.

Hagasmolo en comunión y comunidad dejando huella para que otros en el futuro contemplen y se cuestionen el sentido de nuestras obras como ahora hacemos nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.