LA HUERTA DE LA VIDA

Si cultivas solo músculo músculos tendrás y pedirás mas.

Si cultivas solo razones tendrás muchas y pedirás más.

Si cultivas solo sentimientos tendrás muchos y pedirás más.

Si cultivas solo amor tendrás mucho pero no pedirás más pues tu cosecha será siempre suficiente y abundante.

Crece lo que cultivamos: los músculos, los pensamientos, las emociones, el amor.

Elige bien donde poner las semillas y cultivar. Una buena huerta tiene de todo y sobre todo agua fresca y limpia.

El agua de tu huerta es el amor y tu pozo el corazón. Si pones en cada semilla este agua verás las mejores cosechas de pensamientos y sentimientos.

Si pones tu huerta al lado de un río tendrás siempre agua y a tu lado vendrán otros a cosechar. Se creará entonces una vega y a su lado un pueblo y entonces nada te faltará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.