TREINTA Y TRES

TREINTA Y TRES

Nos traicionaremos, les traicionaremos…

Cuando así sea si lo intentas ocultar, si lo niegas, contigo se quedará y vendrá al presente en cuanto pueda para recordarte con aún más dolor que fuiste y que fué.

Más si lo aceptas, lo sanas y partirá. Soltar la experiencia, aprender de la caída y seguir adelante, más confesar la caída.

Quien confiesa sana, quien no confiesa transforma la vivencia en recurrente experiencia que vendrá sin avisar y transformará la existencia del momento en lo que no queremos confesar.

La memoria (mente) la podemos controlar más los recuerdos (emociones) vendrán siempre de improviso y si no los sabemos gestionar lo harán con importante desgaste para la salud (cuerpo).

A lo inconfesable lo llamamos “sombras”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.