VENTICINCO

VENTICINCO

Quien al camino arrastra sus bienes pronto los abandona pues son un lastre que consume energía por su peso y tamaño.

Pronto ligero quiere caminar, basta una pequeña botella de agua, basta un trozo de pan.

En el camino, ligereza, prestancia y soledad.  Más se comparte lo que se tiene con aquél que a tu lado está.

En el camino no hay propiedades, ni riquezas,  que es el corazón la caja fuerte donde atesorar.

Quién ha perdido a sus seres queridos sabe que en su caja fuerte están.  Más allí nunca encontrará su casa, el dinero o las cosas materiales que nos hacen comprar.

Atesorar en el camino es solo Recordar palabra de raíz latina que en el corazón tiene su origen y en el corazón está.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.