TRES COSAS

Me di cuenta que sólo necesitaba TRES cosas: una sonrisa, una caricia y una palabra de esperanza.
Me di cuenta de que cuando regalo una sonrisa la gente se alegra y sonríe.
Me di cuenta de que con una caricia la gente se reconforta y sonríe.
Me di cuenta de que con una palabra de esperanza la gente abre los ojos y sonríe.
Me vi entonces rodeado de “cosas” y ninguna de ellas provocaba en la gente una sonrisa. Desde entonces y como se merecen me despido de las “cosas” pues como vinieron se van: con una sonrisa, una caricia y una palabra: Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.