REINCI@TE en las vacaciones.

Ahora que es verano, ahora que  tienes tiempo para relajarte en vacaciones, ahora que puedes dedicarte un tiempo a ti mism@ es el momento adecuado para REINCIAR, para comenzar de nuevo a la vuelta pero con un espíritu renovado y que mejor que ir preparando ese futuro aterrizaje en unas vacaciones conscientes.

Los Coach no damos consejos, pero los Educadores podemos dar pautas de comportamiento y mostrar herramientas y sabiduría por lo que me voy a permitir en este post darte algunas ideas para que el verano sea de verdad consciente:

1ª.- Recuerda que se van de vacaciones tu cuerpo, tu mente y tu Ser, es decir, todos.

2ª.-Pon tu cuerpo en forma, acostúmbralo al deporte o al ejercicio si aún no lo está. Tienes tiempo, puedes madrugar y caminar, después correr, o cualquier otro ejercicio, busca el momento.

3ª.-Pon tu mente, sobre todo tus pensamientos contractivos, en cuarentena, introduce otros más expansivos, no te lleves el trabajo o los problemas a la playa, sólo  van en tu mente. Te recomiendo comenzar a practicar “mindfulness” o dicho de otro modo, a parar durante veinte minutos al día para contemplar, meditar u orar, lo que prefieras, la cuestión es que tengas atención plena durante esos minutos a lo que ocurre en tu interior para ir practicando el aquietamiento mental.

4ª.-Introduce toda la alegría que puedas.  Como emoción expansiva que es traerá a tu vida más alegría que la que tu produces por ti mismo. Evita las personas tóxicas y contaminantes de emociones contractivas. Permanece con ellas el tiempo justo y despídete de ellas con amor. Rodéate de amor y comprensión con todos aquellos que te lo saben dar y compartir.

5ª.-Centrate en lo esencial, en lo básico, como una amanecer, un atardecer, la naturaleza, los amigos, la comida sana y sencilla. No abuses de nada, más disfruta de todo. Se sencillo y busca la sencillez de las formas y de los procedimientos para ahorrar tiempo y energía.

Si eres consciente de lo que tu Ser necesita durante el verano y se lo das habrás aprovechado el verano para introducir en tu vida hábitos, que luego serán costumbres que finalmente conformarán un carácter. De esta manera cuando vuelvas al “mercado” (como dirían en Zen) tendrás arraigado hábitos saludables que podrán mantenerse y quedarse definitivamente.

Quien se abandona en el verano, abandona su cuerpo, su mente, sus emociones y su Ser, abandonado se queda y al volver al “mercado” el  desarraigo puede agudizarse. Quien solo cultiva durante el verano una parte de sí mismo, pues solo al cuerpo le da placer, el resto se siente abandonado. Un modelo consciente e integral de desarrollo permite un equilibrio de lo que somos y desde ese equilibrio, ser equilibrados y al serlo nuestra vida será equilibrada. Aprovecha el verano para reequilibrar tu vida, para REINICI@RTE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.