TIBIEZA

TIBIEZA
Dirían nuestros abuelos:

“Ni chicha ni limonada” o “Ni frío ni calor”
En la vida interior o espiritual la tibieza es como la humedad o las goteras, empiezan poco a poco y acaban derrumbando la casa.
Para combatir la tibieza es necesario estar alerta a todo lo que ocurre en nuestro cuerpo, mente y sentimientos, pues todos ellos tienden a disculpar.
La tibieza en la búsqueda del amor esencial es segura derrota.
Sólo quien en alerta está consciente de lo que siente, piensa y hace puede percibir la tibieza y apartarla de su vida.
Más quien se abandona a los pequeños deseos y pensamientos que nos alejan del amor por el mero hecho de ser pequeños,  dejará entrar una gota de agua en la grieta y cuando hiele hará cuña y producirá la rotura de la roca.
Es en lo cotidiano, en lo ordinario, en el día a dia, donde debemos demostrarnos que podemos, que si podemos amar lo que hacemos, por que todo, absolutamente todo, lo hacemos de manera consciente.
Y si en estos momentos dudas de lo que has leído pues tuyo es pues mio dejo de ser, pregúntate: ¿ahora mismo dónde está tu amor?.
Publicado en T

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.