A LA MIERDA

Esta expresión tan expresiva y humana la tienen hasta los ordenadores aunque han empleado una palabra mucho menos impactante “papelera de reciclaje”.

En Desarrollo Personal el “a la mierda” es uno de los mantras mas limitantes que exiten. Cuando lo mandamos todo al garete o “a la mierda” nuestra papelera de reciclaje se llena y nuestra vida esta llena de frustraciones y fracasos que en la papelera de reciclaje, que son nuestras memorias y recuerdos, esperan como “sombras” para determinar nuestro futuro.

La actitud de rendirse ante la dificultad, lo adverso y lo no deseado ha calado tanto en occidente que el juicio de conveniencia sobre si merece o no merece la pena luchar es tan rápido y automático que nuestra vida se llena de experiencias de abandono.

Saber distinguir lo que puedo cambiar para luchar de lo que no puedo cambiar para rendirme es una Sabiduría al alcance de todos.

“Amar hasta que duela” decía Teresa de Calcuta y el ejemplo de Victor Frank en los campos de concentración nazi con su actitud de esperanza, o el de Nelson Mandela pasando años en la cárcel con una actitud de perdón y reconciliación y nuevamente esperanza. Junto a muchos otros anónimos y menos anónimos. 

Es la esperanza lo que se acaba perdiendo cuando acostumbramos a la mente a utilizar la papelera de reciclaje.

Alejemos de nuestras vidas todo lo que podamos alejar, pero conservemos todo lo que tenemos que conservar. Saber diferenciar lo uno de lo otro sólo es posible si paramos, respiramos y contemplamos para que el corazón hable en una mente en paz y serenidad. Más si solo es la mente la que habla encontrará rápidamente la respuesta: “A la mierda.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.