AÑO NUEVO SIN RESACA

Delante de los restos de la cena y en silencio desayuno un mango y tomo conciencia de que es el primer año que estoy en nuestra casa familiar, pues siempre lo hemos celebrado en casa de los abuelos, y, además, no tengo resaca de ningún tipo. Siendo para mi más trascendente lo primero que lo segundo, dado que sin resaca llevo ya varios años al retirarme de cotillones y fiestas.

Despertar de esta forma el primer día del año me parece fantástico y me hace pensar que este año ya es diferente. Como lo son todos por supuesto. Pero hacerlo desde el minuto uno es algo excepcional en mi vida.

Esta solemne nadería para muchos y tan relevante para mi es lo que me gusta denominar “la vida en micro”.
Siempre vivimos la vida en MACRO, la llenamos de acontecimientos, inmortalizados en reportajes fotográficos muchos de ellos, y otros, base y fundamento de la felicidad, según nuestro criterio mental y sentimental. El resto de la vida, lo que rodea estos hitos vitales parece como que no son nada.

Me gusta vivir en lo “micro”. Requiere estar atentos y presentes en la vida. Frente a una decena o centena de MACROS hay billones de “micro”.

En este momento, escribiendo estas líneas, tengo un momento “micro”. Un darse cuenta del momento presente y saborearlo en su plenitud.

En este primer día del año sin resaca y en nuestra casa decreto para todo el año 2016 el Año de los “micro”. Voy a por el siguiente. Siempre Adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.