CORAZÓN ENDURECIDO

CORAZÓN ENDURECIDO.

Hay quien no tiene corazón dicen. Hay quien lo tiene endurezido dicen también. Y hay quien lo tiene roto.

Reiciemtemente descubiertas las neuronas del corazón, sus vibraciones, su campo electromagnético y su directa conexión con el cerebro conviene analizar la sabiduría popular que pese a no disponer de la neurociencia para tener las pruebas tenía la intuición de lo que ahora la ciencia confirma.

Con el corazón endurecido parece ser que van todos aquellos que se han pasado al lado oscuro de la fuerza como dirían en la Guerra de las Galaxias.

Sin conciencia. Sin la capacidad de discernir más allá del imperio mental que ha levantando una poderosa creencia de si mismo y el mundo que ha generado en una actitud sin compasión hacia todo.

Sin conciencia. Ciego y sordo a todo cuanto no venga de la mente que ha generado una total y absoluta indiferencia a lo humano que sólo es un medio y un fin.

Sin conciencia. Indiferente y tibio a todo lo que no sean sus sentimientos que se reducen a una satisfacción personal exclusivamente sin empatizar con nada ni nadie.

Sin conciencia. Perversa tendencia a satisfacer sus necesidades a cualquier precio y por cualquier medio.

Sin conciencia. Con la convicción personal de que todo empieza y acaba en uno mismo y todo lo demás está al servicio de uno mismo.

El corazón endurecido. El corazón embrutecido. Hoy sabemos que sólo es una manera de describir una inexistente conexión entre el corazón y el cerebro. Una vibración totalmente desarmonica y caótica. En fin, un corazón empobrecido en sus funciones y misión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.