DESISTIR

Desistimiento. Caminos inacabados.
Renuncias. Vueltas atrás. Rectificación. Recomenzar.

Cuando tenemos que empezar de nuevo,como cuando la maestra te decía hazlo todo otra vez, no solemos poner buena cara. No nos gusta. Es un reacción natural.

Cuando hemos de parar pues somos conscientes de que el camino emprendido debe ser abandonado, como cuando en senderismo te equivocas de ruta y has de volver atrás.

Cuando somos conscientes de que hay que parar, como cuando paras el coche ante la duda de una señal. Mejor prevenir que curar.

DESISTIR no es fracasar, es la necesaria consecuencia de una necesidad. Y cuando de necesidades se trata es mejor atender al momento en que vida decide y tenemos que parar. Más, pese a tan sencilla regla, seguimos sin parar, comiendo y bebiendo, excediendonos por demás. No resistimos, no paramos y así a veces nos va.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.