¿DÓNDE VAS?

Pocas veces nos hacemos esta pregunta. El sentido estático de la vida que percibe la mente, que no toma conciencia de movimiento alguno, nos hace pensar que esta pregunta no tiene sentido salvo cuando salimos de viaje.

Tampoco percibimos como sentimiento el movimiento y no nos mareamos como cuando vamos en un coche y hay muchas curvas o en la montaña rusa y tampoco sentimos miedo por la excesiva velocidad.

El único que percibimos moverse es el tiempo, que no para nunca.

El movimiento, el camino de la evolución, como se ha denominado a este movimiento, es inexorable.

No somos capaces de percibir ni el movimiento del universo según se expande, ni el movimiento de la evolución, y tan sólo constatamos el del tiempo.

Estamos en camino, somos viajeros en el espacio y en el tiempo sobre la tierra.

Esta realidad científica en Desarrollo Personal tiene un sentido, todo el que para su evolución y estanca su desarrollo personal está obviando en su vida una ley natural y un sentido trascendente de la vida.

“Es que yo soy así” expresión reactiva de quien ha decidido parar. Su mente ha decidido no evolucionar. Ha perdido el tren y permanece en el andén sin tomar ningún tren más.

Vivir es viajar hacia nuestro destino como el resto de lo Creado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.