EL DINERO

No se contar dinero. Perdí la cuenta cuando de pequeño con mi padre contaba millones de pesetas en el banco donde el trabajaba. El olor, el tacto y la vista se saciaron y decidieron que ya tenían bastante. Desde entonces el dinero y yo sólo tenemos aventuras fugaces, de amantes. A veces sobrado a veces perdido. He aprendido a vivir sin el. Pero lo necesito. Cruel paradoja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.