EL MAN

Quién manda pregunté? La mente afirmó sus razones. El cuerpo expuso su fuerza. Las emociones desplegaron sus sentimientos. El corazón se mantuvo callado. Quién manda? No se pusieron de acuerdo. Decidí tomar el mando. Más quién eres tú me preguntaron? El corazón entonces habló: El ES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.