EN UN DÍA

EN UN DÍA.

Basta un día para arruinar una vida.
Basta un día para perder la esperanza.
Basta un día para perder la fe.
Basta un día para perderlo todo…
Basta un día….

Y es que todo ocurre un día.
No hay más. Ese día fatal del calendario que pasa a la historia como el fin, The End.

¿Cuántos tienes de esos?.

El mundo se construyó en siete días y nosotros somos capaces de tirar por la borda nuestro mundo en un día. Nos basta uno sólo.

Esta capacidad de la mente poco tiene que ver con el corazón que es eterno pues el Amor que contiene lo es. La mente tiene una devoradora de realidades virtuales que ella misma crea y destruye enviando a la papelera de reciclaje todo cuanto decide que se opone a ella y sobre todo a su ego.

¿Qué hacer frente a un automatismo tan poderoso? .

Consciencia. Buscar consciencia en nuestras vidas para desactivar el automatismo. Dejar que funcione pero más despacio, más lentamente. De esta manera podemos observar desapegadamente lo que ocurre

Aceptar. Es lo que toca. La papelera mental se ha puesto en funcionamiento y quiere borrar en presente el pasado. Aceptar para no tanto borrar como despedirse con serenidad de cuanto se tenga que marchar.

Contemplar. Una despedida pausada y serena de cuanto nos ha traído hasta aquí.

Soltar. Dejar marchar con seguridad. Sin ira o tristeza,  hartazgo o miedo. Con la seguridad de que todo está bien lo que ocurrió y lo que ocurra.

Aprender. Integrar lo sucedido en experiencias sabias y enriquecedoras.

No será en un dia, será en un proceso y ese proceso durará lo que tenga que durar pero no será en un día, me permitiré hacerlo en la eternidad que es AHORA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.