HACER Y DESAPARECER

Invisibles. La inmensa mayoría de la vida nos es invisible a nuestros ojos. No aparece en los telediarios. No sale en la portada de las revistas. La gente buena, amable y solidaria es legión, pero hace y desaparece.

A través de los medios de comunicación nos intentan trasladar una imagen del mundo que es sólo un grano en el inmenso e inabarcable granero de la vida.

Nuestra mente generaliza la poca información que posee y la eleva a categoría de concepto cuando es sólo una anécdota.

Vivimos de creencias.

Si nos detenemos y observamos científicamente, como le gusta a la mayoría, nos daremos cuenta de que el mundo está lleno de hechos anónimos de gente que hace y desaparece y que la inmensa mayoría de las obras, son buenas obras. Y si utilizamos la lógica nos daremos cuenta que no puede ser de otro modo pues de lo contrario nuestra extinción como sociedad hubiera sido ya un hecho si atendemos a la tergiversada realidad que nos presenta en muchas ocasiones la mente.

Por último basta preguntarle a nuestro corazón y nos responderá que en nuestra propia vida son muchos más los hechos de bondad y misericordia, de compasión, que el resto.

Nuestra vida, la vida, está más en lo anónimo que en la historieta que te cuenta la mente generalizando con la poca información de que disponemos.

Hacer y desaparecer. Esa es nuestra realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.